Meta

domingo, 24 de mayo de 2015

Mi filosofía

Todo voló en pedazos una vez tomé conciencia de lo que suponía yo para el mundo y de lo que el mundo suponía para mí.

Yo era una especie de mota de polvo, un grano del desierto, una gota de agua entre muchas tantas que iban perdidas entre las demás. Todas éramos iguales y nada nos diferenciaba. Lo único que nos unía era eso llamado "vida", "vida de mierda", mejor dicho. Esa vida tan "preciada" que nos habían regalado nuestros padres en un acto de "amor" fortuito.

Eso no era vida, ni era nada. Podría escribir mi propio libro de filosofía en el que demostraría a todo el mundo, partiendo de la premisa principal, que TODO ES NADA, es decir, la vida es nada, nosotros somos nada en un universo de nada infinito, por lo que da igual hagas lo que hagas, pienses como pienses, seas como seas o vistas como te vistas, todo se reduce a... ¡TACHÁN! LA NADA. Supongo que no soy la única que piensa de esta manera, por lo que mi libro tendría cierto éxito si decidiera publicarlo, pero como eso en un universo de nada y mierda infinito no va a pasar jamás, me quedo con esta introducción y adelanto, para que podáis entrar en mi mente.

domingo, 8 de marzo de 2015

Ríos de lava

Resulta enternecedor ver una imagen en la que parece que el frío invierno se va para no volver, en la que el viento ya no te azota la cara con tal furia que parece que pueda tumbarte. Puede resultar enternecedor para algunos, para otros, simplemente es un cambio más, un cambio que significa que ya ha pasado algún tiempo desde el último corte, desde la última vez que te encerraste en el lavabo para vomitar o desde el último intento fallido de suicidio, el último libro leído, las últimas lágrimas derramadas para nada... en fin, lo que viene a ser la vida de alguien atormentado por el presente, pasado y futuro de su vida, alguien que no puede ser ni estar, alguien que desea morir a manos de cualquier desconocido.

No quiero que nadie vuelva a pronunciar mi nombre, quiero ser anónima. Quiero fundirme en la lava y quemar mis recuerdos junto a tí, junto a mi familia y deshacerme de ellos mientras muero abrasada por los ríos de lava que recorren este infierno llamado "realidad". 

Algunos son adictos a la fama, al alcohol, a las drogas o al robo. Yo no. Sólo fui dos veces adicta, una fue a tí y otra a mi propio dolor. Nunca pude llegar a salvarme, nunca nadie me trató de salvar tampoco, siempre lo tuve que hacer yo todo por mi propia cuenta, pero ¿sabes qué? Se acabó. No voy a intentar mantener a flote algo que se hundió hace milenios.

Resulta enternecedor para mí imaginando el aspecto de mi cadáver putrefacto en el que las moscas se posan para poner sus huevos y se reproducen, mientras me comen los gusanos y me convierto en pudredumbre que es lo único que he sido capaz de llegar a ser en vida. ¿Por qué, pues, no acabar con todo ya?

jueves, 11 de diciembre de 2014

It's not easy to be perfect

 Nadie conoce mejor esa frase que las chicas que tenemos "trastorno límite de personalidad" y problemas con nuestro aspecto físico. Pues realmente, mirarte en el espejo y desear ver a alguien orgulloso de sí mismo, alguien que consigue todas las metas que se proponga, alguien feliz y flaco se hace muy duro después de años sin ser esa persona que desearías ser.

Aunque hay que volver a coger fuerzas de la ceniza que ha dejado tu alma al pasar volando por el abismo. Hay que revolver cielo, mares y tierra para adelgazar. Para sentirte flaca, sola, desgraciada, patética...

La sensación de delgadez sólo se alcanza después de días, semanas, meses y años dedicándote en cuerpo y alma a adelgazar, a no comer, a vomitar, a matarte de hambre, hacer ejercicio hasta marearte. Pero os juro por Dios que esa sensación no es sustituible por ninguna de las sensaciones que he ido conociendo a lo largo de mi vida.

Las veces que más viva me he sentido, las veces que he sido feliz son, paradójicamente, en las que me había intentado matar.


 ¿Qué? Matarse está a la orden del día y yo llevo intentándolo durante años. Porque lo mejor que te puede pasar es morirte de hambre. 

No le encuentro ningún sentido a mi vida y cuando lo tenía, eran Amanda, Deborah, Melissa y Clarissa las que me acompañaban. Centraba mi vida en ellas y ellas se centraban en mi. Yo era su sentido, su todo y ellas eran el mío, respectivamente. Sé que no todo lo que reluce es oro, pero ellas lo eran y lo siguen siendo. Quiero que vuelvan a mí. Quiero morirme. Quiero dejar de comer. Quiero vomitar. Quiero cortarme. Quiero volver a ser la que era antes. La triunfadora, la "flaca", la perfecta hija, la que saca buenas notas, la amiga más graciosa que puedas tener y la novia potencial de algún chico.
 No quiero ser lo que soy y tengo que luchar para detenerme ahora que estoy a tiempo. No puedo echar por la borda todo lo que logré un día. Debo... debo hacerlo. Es mi obligación conmigo misma para no echarme a perder. Necesito volver a sentirme mareada. Volver al borde del precipicio y dejarme caer al vacío.

Necesito empezar casi desde el principio. Desde los odiados 60kg y esta vez llegar más lejos que nunca. Alcanzar mi meta cueste lo que cueste. No me importa nada ni nadie. Sé que estoy sola en esta mierda de vida y que siempre lo estaré. Al menos quiero verme guapa en el espejo. Quiero verme las camisetas sueltas. Quiero ver huesos en mí. Quiero que mis piernas no se toquen entre sí cuando las junte.
Quiero ser triunfadora y no una perdedora patética. Hay que empezar ya mismo a perder kilos, a cerrar la puta bocaza y a vomitar en caso de emergencia. Dejar mi tratamiento de "tlp" desgraciada y tener insomnio, marearme, llorar, devorarme por dentro y sentir ese pánico a engordar como cualquier chica en su sano juicio.

Muchos pueden pensar: "estás enferma". Puede que lo esté, pero necesito que mi vida tenga sentido y ese es el único que encuentro. La espiral de autodestrucción tiene que volver a ponerse en marcha y destriparme por dentro. Tengo que ser como las chicas de las fotos: perfectamente flaca y suicida.

jueves, 4 de diciembre de 2014

Llegar al fondo del pozo-sin-fondo

Necesito volver a sentirte. Necesito volver a saber de tí. Necesito tener esa tristeza infinita que nunca me abandonaba para plasmar todo lo bonito y feo que hay dentro de mi. Hoy he dado un paso adelante: me siento una mierda.

Hace poco no hubiera podido decirlo, pero hoy sí. Hoy no es ayer, hoy no són los últimos meses. Hoy soy una mierda. Sólo necesito una cuchilla en mi mano y música screamo.

Quiero inyectarme la tristeza en vena, para que así persista y se quede siempre conmigo, que nunca se vaya y deje de desaparecer de una vez. Necesito llorar y gritar de rabia. Morirme por dentro como siempre he hecho. Desaparecer en mí misma y perderme, ahogarme en los profundos ríos de sangre que corren por mis venas. Quiero incinerar mis sentimientos y lanzarlos al viento para no sentir nada. Quiero que estalle mi cerebro en pedacitos y salpiquen la pared de sangre de tristeza de mis adentros. Quiero volverme loca, estar sola y destruirme poco a poco hasta llegar al fondo del pozo sin fondo.

martes, 18 de noviembre de 2014

Comer o no comer. Tesitura de hoy.

A veces, cuando llego a casa después de estudiar me encuentro en la tesitura de si debería comer o no. Muchas veces, no me apetece ni acercarme a esa cose repugnante llamada comida que sirve para que uno esté vivo, aunque yo hace mucho que ya he muerto, no veo por qué debería comerme tal porquería o tal otra. Pero por otro lado, mi mente medio sanada de las heridas del pasado, me reclama que coma, que cocine algo para mí y me siente a degustarlo mientras miro alguna serie.

Hoy es uno de esos días en los que no sé muy bien que hacer al respecto. ¿Como? ¿No como? ¿Me voy a dormir y me olvido de todo? No lo sé. Pero lo peor no es poner en duda la necesidad de comer, sino el no poder dar una respuesta. Si pudiera decir tajantemente que NO VOY A COMER NADA HOY, lo haría, pero como no estoy segura de ello, ni tampoco es que me haya propuesto morirme de hambre, no puedo hacer gran cosa, sino dejarme llevar por lo que el cuerpo me pida y obviamente me pide comida, pero no en demasía.

Entonces, ¿debería comer? o ¿debería cerrar la boca y adelgazar?

sábado, 15 de noviembre de 2014

¡He vuelto!

Sí, sí, sí. Sé que he estado ausente más de dos años. Horrible, ¿verdad? ¿dónde he estado? ¿qué he hecho? Preguntas bastante fáciles de responder. He estado en varios sitios, pero casi sin moverme de aquí, sin olvidarme de ningún blog. Hacer... no he hecho mucho, de hecho sigo haciendo lo que puedo, pero mientras tanto he ido engordando como una CERDA.

En estos dos años he ido occilando entre 52kg y los 62kg. Pero he vuelto... más bien, nunca lo he dejado. Mi obsesión sigue al pié del cañón dentro de mi mente, pero simplemente la he dejado un poco de lado para más en los estudios, aunque no es que me haya servido de mucho.

Esta mañana: 60'3kg.
Sensación: Querer morir.

Tengo que bajar esos kilos que tanto me sobran y volver a ser un fénix. No quiero ser tan gorda. Quiero liberarme de grasa que sobra, pero no lo voy a planear. Simplemente, me levantaré un día y dejaré de comer o empezaré vomitando. Creo que estas cosas no hay que planearlas porque si lo haces, te salen siempre mal y lo digo por experiencia. Me dedicaré a bajar de peso y ser la chica perfecta que vive en mis sueños.


miércoles, 26 de septiembre de 2012

Nacida bajo el nombre "GORDA"

 Tener problemas con la comida y darte cuenta de ello una tarde tranquila y fría de otoño mientras estás comiéndote la merienda (té negro con galletas de gelatina y chocolate) y saber que realmente no necesitas eso para comer. Comes porque estás gorda, porque te sientes gorda, porque estás deprimida, porque no tienes nadie a tu lado y necesitas amor. La comida es la que te aporta esa satisfacción de tener la barriga llena hasta explotar, de haberte comido media nevera. Como duele
intentar estar bien si realmente tu naturaleza te empuja hacia el lado contrario.
Nadie tiene la culpa, solo que has nacido bajo el nombre "GORDA" escrito en tu frente. Te miras al espejo y ves a una chica fea y degradada, un monstruo con las grasas colgando que pretende sentirse guapo. ¡Despierta! No eres guapa ni nunca lo serás. Lo único que está en tus manos es dejar de comer para que tu cuerpo se vaya pareciendo un poco más al de una supermodelo, de esas a las que admira todo el mundo.

miércoles, 19 de septiembre de 2012

De vuelta a la rutina

Supongo que estar harta no basta. Supongo que tienes que explotar para que alguien se de cuenta dé que te está haciendo daño. Gracias mamá por contarle a todo el mundo lo alcohólico que es mi padre y lo mal que lo ha hecho todo. ¿Es que no entiendes que es como si me lo dijeras a mi? Vamos a contarle a todo el mundo pues, que me he intentado suicidar 7 veces, que he estado internada en un psiquiátrico, vamos a contarles a todos que me cortaba porque me daba ASCO, digámosles que me provocaba el vómito porque por dentro me sentía como una basura y todo porque nadie estuvo a mi lado. Sí, tu también vas incluída en el pack. Te recuerdo que comestiste un grave error en ese tiempo, ¿quieres que te lo recuerde toda la vida? Por mi perfecto porque nunca os lo perdonaré a nadie eso.

Te digo que no eres mucho mejor que mi padre. ¿Dónde estaba el cariño que le debías dar a tu niña? ¿Dónde cojones estaba cuando lo necesitaba eh? Para ya de repetirles sus errores a los demás y fíjate en los tuyos, que no eres una santa.

Estoy mal. Estoy bastante mal. Me da risa, ¿a quién le importa que una mierda como yo esté mal? Es obvio que a nadie. Ni a mi misma me importa la verdad. Ahora mismo podría cortarme tranquilamente sin sentirlo mañana. Pero supongo que tengo que ser "fuerte" y no pensar en ello y bla bla bla.

martes, 18 de septiembre de 2012

Entierro a la vista

Bueno, ahora que tengo tiempo vuelvo a escribir un poco aunque no tenga nada nuevo que contar.
Lo de mi padre ya pasa de castaño oscuro, resulta que no hubo ningún infarto sino que fue un episodio psicótico provocado por ser alcohólico. Le han internado en un psiquiátrico. Sí, mi família está formada por gente loca de verdad y normal que yo haya salido así, y es una pena la verdad. Podría haber sido alguien normal, sin problemas graves de autoestima, alguien que no fuera víctima de la sociedad sino formar parte de ella, pero se ve que no, que mi destino era ser una loca de psiquiátrico como todos los demás. Solo espero que mis hijos no tengan que pasar por lo mismo que he pasado yo. En fin.

Este miércoles empiezo mi superdieta elabortada por mi misma, que consta de una comida al día de menos de 500kcal. Hice esta misma dieta al principio de mi relación con Amanda y bajé de 57kg a 49kg. Creo que me irá bien para perder algo de grasa que guardo en mis jodidas piernas (como las odio joder). Creo que será bastante sencillo dejar de cenar ya que muchos días no lo hago y desayunar, supongo que podré desayunar un té y una tostada. Eso sí, lo que más me preocupa de perder peso es perder mi pecho y que mi novio no me encuentre atractiva. No me preocupa el dejar de comer o vomitarlo todo ya que estoy acostumbrada. Aunque él me haya dicho que me va a paoyar en esto de perder peso, sé que en el fondo no le gusta nada la idea de que yo lo haga.

De momento, mis planes son sencillos. Seguir como hasta ahora, estudiar todos los días a poder ser, leer más y perder peso. Espero no volver a deprimirme por una mala nota o algo, porque a partir de allí, estaré todo el año en depresión y pagándolo con los demás y posiblemente acabe otra vez la relación con mi novio y no quiero que pase. Quiero que seamos felices y no estoy dispuesta a morir sin luchar por él (al menos por ahora).

Por cierto, ayer hablando con mi hermano, me dijo que en cuantos días podría plantarme allí por si tienen que enterrar a mi padre. De verdad, que desagradable fue. Luego lloré lo mío cuando hablaba por teléfono con Jack. Probablemente muera pronto y yo tenga que viajar (en medio del curso) a mi país para asistir a su entierro. No sé... Aunque haya pasado menos de la mitad de mi vida con él, estuvo conmigo cuando era pequeña y yo recuerdo esos momentos con gran cariño y para qué engañarnos, los volvería a vivir eternamente, porque siempre he dicho que los momentos más felices de mi vida fueron los de mi infancia.

Jajajaja, que mal escribo cuando no estoy triste ni deprimida, en fin.

lunes, 17 de septiembre de 2012

Polvo eras, polvo serás

 Vuelvo a escribir después de un tiempo sin hacerlo. He estado un poco ocupada intentando solucionar un poco mi vida personal y parece que lo haya conseguido. Volvemos a ser novios.
Sí, sé que es un remolino de relación, pero le amo. Sé que es mi otra mitad y no pienso renunciar a él hasta que no vea ninguna posibilidad, le quiero. Le necesito a mi lado, ya me he acostumbrado a que sea él y no necesito a nadie más. Espero que él piense lo mismo de mi y que me quiera
tanto como yo a él. Parece que ese asunto está más o menos arreglado. Al menos algo en mi vida no está sumido en el caos que me caracteriza y tiene algún sentido al menos para mi.
Ahora bien, hay otras cosas que siguen igual de mal o peor. Mi querido padre alcohólico que vive a miles de quilómetros de mi y que en su momento decidió desentenderse de sus obligaciones como padre y eligió el alcohol antes que a su família, tuvo un infarto hace tres días. No es de extrañar sabiendo que lleva toda la vida consumiendo botellas y botelllas de vodka, pero lo más curioso del asunto es que mi hermanatro (al cuál conocí este invierno brevemente) me pide que le envíe dinero ya que el tratamiento cuesta 1000e. Dice que él tiee muchas deudas y no posee ese dinero a pesar de tener dos tiendas y un chalet. El caso es que si le pagamos el tratamiento y se recupera del infarto tendría que cambiar radicalmente de vida y no lo va a hacer y al cabo de dos meses va volver a tener otro y le acabarán fallando los riñones y morirá dentro de medio año. El dilema es, pues, si salvar a una persona enferma para que viva unos meses más de su miserable vida o dejar que se muera siendo mi padre.
A pesar de que yo no poseo tal dinero, la economía familiar no está para gastos con la crisis, podría pedirle un poco de dinero a mi padrastro, que es el único que se ha preocupado, ya que mi madre se desentiende totalmente (supongo que es lo normal ya que ha vivido media vida con un alcohólico que no le ha ayudado nunca en nada y se ha gastado el dinero en bebidas). Aún así sigo pensando que es mi padre y no sé qué hacer. No dejo de pensar en ello y seguramente tampoco podría dormir si no tuviera los somníferos.
Por otro lado me sentiría muy culpable si mi padre muriera y yo no hiciera nada, ni un poquito, para evitarlo. ¿Qué clase de persona sería? La clase de persona a la que odio. Estoy hecha un lío. Odio decidir. Lo odio con toda mi alma, no tiene sentido alguno hacerlo, porque toda decisión, aunque sea la mejor tomada, comporta sus consecuencias malas y no las soporto. Me siento frustrada cuando pasa y me vuelvo una loca compulsiva que se repite a sí misma, para sus adentros, que nunca más volverá a tomar decisiones, que no son necesarias, se puede vivir sin ellas, pero a la hora de la verdad, eso nunca pasa.

Sigo sin encontrarme a mi misma. Sigo sin saber quién soy y que hago en este mundo. Estoy pasando unos días en la playa con mi madre, cosa que me debería ayudar a relajarme y a pensar. Sigo sin encontrar respuestas. ¿Para qué estoy en este mundo? He intentado tener una cita con la muerte varias veces pero se ve que no le habré gustado y me ha dejado a merced de la vida cruel. Me siento maltratada por ella. Nadie debería sufrir en este mundo, ni las personas más malas. Nadie se merece las malas cosas que pasan. Muchas veces pienso en como será mi muerte, si quedaré inválida o conectada a una máquina que respire por mi para toda la vida. Pienso en qué será de mi cuando mi madre desaparezca. Pienso en que llegará una etapa en mi vida en la que me encontraré jodidamente sola y me imagino delante de la televisión, a altas horas de la madrugada mirando cualquier cosa que no me interese, comiendo una tarrina de helado y llorando como una posesa. Luego me veo secándome las lágrimas, porque ya no me salen más y yendo a acostarme con cara inexpresiva a mi cama donde me esperarán mis gatos, a los que veré y me volveré a dar cuenta de lo sola que me encuentro en el mundo y que siempre tendré ese sentimiento dentro mío hasta el día de mi muerte.
Vuelvo a recordar el día en el que me tomé demasiadas pastillas para morir. Recuerdo que vine en mi y a mi lado se encontraba mi padrastro y mi madre. No tuve que haber despertado nunca. No querría saber nada de todo lo que está pasando con mi padre, sería mucho más feliz si no pasara, pero por otro lado, creo que si supero todo esto y consigo al menos un poco ser la persona que soy pero feliz, será lo que me dará fuerza para hacer cualquier cosa y soportar cualquier mal. Si supero esto, sé que nadie más me podrá derribar, tendré una voluntad de hierro y saldré adelante aplastando a todo el que se ponga en mi camino sin compasión. Vamos, lo que suele hacer la gente ¿no?

Ahora puedo volver a soñar, la esperanza ha vuelto a mi, aunque haya veces en las que desaparezca por completo y no quiera saber nada de nadie, siempre acaba volviendo. Escribo todo esto escuchando mi playlist de música depresiva. En eso no creo que pueda cambiar. Para poder expresar mis sentimientos veraderos necesito estar triste. Necesito sentirme polvo.

miércoles, 5 de septiembre de 2012

Collapse


Mis recuerdos me persiguen. Sigo recordando (ahora no tan repetidamente) como era yo antes y lo que sentía. Mi vida estaba rota. Deseaba que la muerte llamara a mi puerta, deseaba morir envenenada, deseaba hacerme daño, deseaba que me hicieran daño, deseaba que me violaran y secuestraran para no volver a mi vida. Quería dormirme y no despertar jamás, quería que me atrapellaran y caer en un coma profundo. Quería caerme por las escaleras y quedarme inválida y aplastarme el cráneo, quería morir de un ataque al corazón, quería que mis pulmones se llenaran de agua y no pudiera respirar. Todo sería un simple accidente que todos lamentarían y nunca cuestionarían lo que yo sentía realmente, las ganas de morir que latían dentro de mi. El odio que sentía hacia todos ellos nunca quedaría patetnte en mi corta y patética vida.

domingo, 2 de septiembre de 2012

Vivir en la completa ignorancia


Lo más fácil sería cerrar los ojos para siempre y no volver a abrirlos para nada. Vivir en la completa ignorancia, pero yo no soy así. No puedo pasar por alto todo lo que pasa en el mundo. La manera tan extraña que tiene de funcionar. No le encuentro ningún sentido. Creo que realmente no lo tiene. Las cosas pasan, la gente cambia, las promesas se rompen y los corazones quedan infectados de una bacteria que los devora poco a poco llamada amor. Eso no es vivir. Eso es morir poco a poco, como decían los románticos en el s.XIX.

Aun así sigo creyendo que el mundo sin mí sería diferente, aunque solo sea una ínfima partícula dentro de él, tengo mi importancia. Puede que yo no la vea, pero sé que la tengo. Al fin y al cabo yo creo en el destino y por algo estoy en la Tierra, por algo nací. Aun no lo he averiguado, pero espero hacerlo pronto.

Soy una persona que todo lo que toca, lo destroza profundamente. No hay nadie que no haya sido herido a mi alrededor por mi. No puedo evitarlo, pero desde que empecé a odiarme, todo cambió. No sé de qué manera, ni como sucedió todo delante de mis ojos y sin que yo me diera cuenta de nada. Pensaba que no merecía vivir, ni siquiera llegaba a basura, era lo peor. A veces, ese sentimiento de odio profundo resurge en mí y tengo que hacer un graqn esfuerzo para recordar que no soy tan mala, que no todo es mi culpa, que solamente las cosas pasan y hay que saber sobrellevarlas. Obviamente también hay situaciones que me sobrepasan y es imposible pensar menos negativamente.

martes, 10 de julio de 2012

Siempre seguiré siendo un monstruo

 Por fin me he dado cuenta de que seguiré siendo así toda mi vida. Tendré que convivir con mi odio hacia mi hasta el resto de mis días. No sé si podré aguantar tanto...
Seguiré siendo la extraña que nunca habla con nadie. La chica que tiene un pasado-presente oscuro pero lo esconde detrás de su sonrisa. Seguiré sin tener amigos nunca, y la amiga que tanto ansío tener, nunca aparecerá en mi vida. Mi carácter no cambiará nunca: seguiré molestándome por las mismas cosas y llorando por todo en la oscuridad de mi habitación. Nunca podré llegar a tener una vida "normal". Por otro lado tampoco quiero tenerla. Es aburrida y falsa, nada es verdadero en esa vida llena de traiciones y engaños, ni siquiera yo. Solo sería polvo esparcido por el mundo que no tiene ni comienzo ni fin. No tendría pasado ni futuro. No tendría ni vida ni muerte, sólo sería materia infinita deambulando por las calles. Nunca pude hallar la razón de mi ser, la razón de que yo sea así... tan diferente y tan confusa a la vez. Recuerdo, en mi niñez, estar perdiendo con cada día la ilusión por las cosas, la ilusión de despertarme cada mañana y ver lo que pasaría.
Tuve que sobrevivir a ello durando muchos años, en los cuales notaba que no tenía nada realmente, que nadie me apreciaba y dejé de hacerlo yo misma y me mantuve firme en mi decisión de odiarme hasta el momento. Fue duro mirarte al espejo un día y empezar a insultarte a ti misma mientras llorabas por las palabras que te decías a tu reflejo. También fue duro que nadie nunca supo como llegar hacia mi. Como abrir la puerta secreta de mi mente, fue todo tan triste que dejé de esperar nada de nadie. De hecho empecé a esperar los rechazos y los insultos, los desprecios y las traiciones. Venían a montones llamando a la puerta de mi habitación. Ni siquiera me sentía segura en ella, así que escogí el único sitio donde sabía que no podrían molestarme (al menos no mucho): el baño.
Empecé a encerrarme en él horas y horas cada día con la excusa de ducharme o cualquier otra cosa. En el baño me sentaba sobre una alfombrilla y empezaba a mirar al techo y a llorar. Pensando en toda mi asquerosa existencia. Llegaba siempre a la misma conclusión: que estaba sola, no había nada bueno y merecía morir por ello. De hecho llegué a verlo como algo absolutamente normal. ¿Por qué no tendría que morir un ser tan miserable y desgraciado como yo? Era obvio que me había convertido en un monstruo y nunca volvería a ser "alguien".
A los monstruos les teme todo el mundo y se alejan de ellos, que fue lo que me pasó a mi. Mis amigos dejaron de hablarme, de interesarse por mi y tampoco me importaba mucho, ya que cada vez estaba más segura de que era lo más normal del mundo. Mi família obviamente seguía viviendo cada uno en su mundo y yo seguía creándome uno y encerrándome en él.
Lo que más desesperada me ponía y sigue poniendo es el no saber en que exacto momento me volví así, como pasé de ser la niña perfecta a quien todos adoraban a ser un monstruo. Aunque lo más importante era el porqué de ello. Nunca lo supe. Aun sigo esperando encontrar alguna respuesta a esas preguntas, pero creo que no la hay.

miércoles, 6 de junio de 2012

Atando vivos que quieren morir

Todo es tan confuso a veces que me pierdo en mis pensamientos. No entiendo nada. ¿Qué hago yo aquí? No entiendo que hago estando viva. Me refiero a que vale, mi vida sigue siendo una mierda, he intentado mejorar y todas esas cosas, pero sigo pensando lo mismo que hace años. No valgo para vivir. No está hecho para mi. Tampoco están hechas para mi las personas ni nada que exista en este mundo, porque simplemente él, no es para mi. No encajo aquí ni lo haré jamás.
Antes de ayer intenté asfixiarme, placentera sensación, por cierto, al menos a mi me gustó. Sé que es difícil asfixiarse a uno mismo pero me tranquilizó hasta tal punto que me desmayé y cuando recuperé la conciencia miraba a un punto de la nada, sin pestañear, sin moverme, sin tener que hablar, con los médicos pinchándome, pegándome y hablándome. Yo solo podía llorar y mirar a la nada. No me apetecía nada más. No quería estar ahí ni en ningún lado en ese preciso momento, quería estar en el limbo, ser invisible, no existir... Todo fue tan raro, tan descabellado... Me llevaron en ambulancia a psiquiatría, porque claro, como soy diferente de los demás, estoy loca. Allí me volvieron a explorar y me ataron a la camilla. A día de hoy no entiendo porqué pasó eso. No tenían necesidad alguna de atarme ya que yo no estaba agresiva, pero como son unos ineptos, hacen lo que quieren. Aun me duelen los tobillos y muñecas de intentar soltarme. Me duelen varios músculos del cuerpo. Nunca me habían atado porque nunca he sido violenta, pero estoy segura de que algún día u otro sacaré todo el odio y asco que llevo acumulando durante años y no será precisamente de forma pacífica. Nadie podrá impedírmelo... El caso es que a mi estas cosas me superan. Llega un momento en el que tengo que explotar porque lo que llevo acumulando desde hace tiempo no tiene más cabida en mi y creo que necesito hacer estas cosas, las necesito de verdad. Son mi manera de ser, mi manera de hacer las cosas y al fin y al cabo, mi manera de ver el mundo.
No tengo ganas de nada. He intentado estar bien, he intentado hacer bien las cosas pero se ve que nunca hago nada bien, será que se me da mal o algo. No siento el aprecio de casi nadie y pienso: "¿qué es lo que he conseguido en esta vida?", la respuesta, obviamente, es NADA. No tengo nada, solamente una família desestructurada, una relación de pareja que se tensa cada vez que hay una contradicción, los estudios los hago porque me los pagan, pero tampoco me motivan lo suficiente como para ver que "la vida es bella" y por último, amigos, algo que nunca he tenido y nunca tendré al parecer. No les culpo, supongo que yo tampoco querría estar con una persona como yo, pero sigo queriendo encontrar ese alguien con quien compartir mis tonterías y cosas, sigo soñando con él/ella cada vez que me entristezco y pienso que porqué estoy sola, ya que a mi lado tendría que haber un amigo que nunca estará. Esto me desespera, dejo de tener esperanza en nada y me hundo más.

lunes, 4 de junio de 2012

Procreadores, no padres.

Si lo que queríais era tener una hija desequilibrada, felicidades, lo habéis conseguido. Nunca me disteis amor ni os preocupasteis por mí. Vivíais en vuestro mundo y yo... ¿dónde quedaba yo? Estaba sola. Completamente sola por vuestra culpa. Sois los únicos culpables de que ahora esté así, de que os grite a la mínima, de que no os quiera porque... ¿me quisisteis alguna vez vosotros? Yo creo que no.

Habéis fracasado totalmente en vuestra tarea como padres. No tenéis ni idea de como se hace eso. Lo único necesario es dar amor y vosotros es lo único que no habéis hecho. Os odio por hacerme como soy, os odio por crearme, os odio por no cuidarme y no darme amor. Ahora por vuestra culpa soy igual que vosotros y soy incapaz de demostrarle amor a nadie porque a mi nunca me lo han dado. He sido una niña muy feliz cuando era pequeña, pero eso era porque no entedía nada. Cuando empecé a entender como funcionaba todo me ví rodeada de un mundo cruel al que no podía enfrentarme porque vosotros no me enseñásteis. Sois de los peores padres que puede haber en el mundo. No cuidasteis a vuestra hija y eso os va a costar muy caro. Tan caro que puede que algún día la perdáis, pero lo más gracioso de todo es que seguramente os lamentéis el dían en el que me muera. Hipócritas, será demasiado tarde. Cargaréis con esa culpa toda vuestra vida por haber cometido un gran error y no solucionarlo a tiempo, porque os he dado muchas oportunidades de ayudarme. Os he pedido ayuda muchas veces por encima de mi orgullo, por encima de mi dolor y por encima del "no puedo", y ¿qué habéis hecho vosotros? NADA. Absolutamente nada. Es como si os diera igual todo, no sé en qué mundo vivís, se supone que el día de mañana, cuando ya no podáis trabajar os tendré que cuidar yo, ¿creéis que voy a hacerlo? HAHAHAHAH No me hagáis reír, tarde o temprano tendréis vuestra recompensa por haber creado un ser lleno de odio y desprecio hacia vosotros. No servís para nada, esta os la devolveré, estad seguros de ello.

¿Qué decir de tí? Mi "querido" padrastro, porque vuelvo a repetir, como he escrito miles de veces que NO ERES MI PADRE, que te quede claro eso. No eres nadie para mí, sólamente la pareja de mi madre y ahí yo no me meto son vuestras cosas, vosotros sabréis lo que hacéis a mi me dejáis en paz. Mi padre es un borracho que vive a miles de quilómetros, ése es mi padre. Que aunque también sea una de las personas más horribles que haya conocido, sigue siendo mi padre, tengo su cara y parte de su carácter y eso no podréis cambiarlo nunca. No eres nadie para mí, que te quede claro y yo no soy nadie para tí. Yo estaba feliz viviendo en la pobreza con mi madre ¿vale? No necesitaba que vinieras tú y me la arrebataras. Ahora os arregláis como podáis que a mi me la suda todo. No existo para vosotros. No soy vuestra hija, no soy nadie, sólo humo. No me habléis ni me miréis porque os voy a escupir en la cara del asco que me producís y tenéis suerte que no os vomite encima porque estáis verdaderamente podridos por dentro y me habéis hecho a mi igual que vosotros.

OS ODIO POR TODO.

sábado, 2 de junio de 2012

Libertad

Hacía mucho que no me pasaba por el blog. Lo tengo más que abandonado, pero esque últimamente no tenía ni ganas de escribir. ¿Para qué? Nadie me lee igualmente y tampoco es que me ayude nadie...
El caso es que estoy perdida otra vez, no tengo ni idea de lo que hacer con mi vida. Quiero decir: ¿qué hago yo en mi vida? Si nisiquiera debería de existir como persona. No sé, no creo que me merezca todo lo que me ha pasado y me sigue pasando. Ese no era mi destino, no era lo que yo tenía que vivir. Pasé de ser la mejor a ser una mierda, a ser insultada, ignorada, poco valorada... Intenté ser perfecta y me dí cuenta de que a la gente le gusta vivir en la mentira. Me refiero a que sin ella no podrían ni existir. Su existencia se basa en una gran mentira, en flasedad y desprecio hacia todo el mundo menos a los que les convienen. Estoy harta de tanta hipocresía por parte de todos. ¿Es que no podéis ser vosotros mismos por un momento sin que penséis en lo que dirán de vosotros? Liberarse y sentirse libre es la mejor sensación del mundo. Yo la tuve dos veces en mi vida y os juro que haría cualquier cosa por volver a sentirlo.

lunes, 26 de septiembre de 2011

Muñeca rota.

Otra vez igual. Otra vez pensando en lo mismo. Otra vez recordando momentos vividos con ellos, con los que un día fueron mi família, pero que ya no lo son. Los que han caído en el olvido de mi memoria. Esos a los que llamaba papá, abuela, abuelo, prima, amiga...  Aun siguen siendo parte de mi, pero intento ocultarla para no hacerme más daño del que ya me he hecho, del que me han hecho... Pero cada vez que pienso en ellos, cada vez que me acuerdo de los momentos que he pasado a su lado las lágrimas salen disparadas de mis tristes pupilas. Derramo litros y litros de lágrimas saladas que se ahogan en la amohada recién lavada. No sé que me pasa... solo intento ser feliz pero no puedo, hay algo que  me lo impide. Puede que sea Déborah que reside oculta dentro de mi alma, dentro de mis supiros. Está en cada lágrima caliente que cae por mis mejillas, cada sollozo, en cada pestañeo de mi existencia. Ella vuelve a controlarme como una muñeca triste. Una muñeca a manos de alguien descontrolado, de alguien que sabe bien lo que hace, intentar autodestruir a la muñeca. La triste muñeca acabará por parecerse a un espejo roto, el cual será abandonado en un desván y se llenará de polvo hasta que algún día venga alguien y finalmente lo tire a la basura, igual que a la muñeca.
 Toda mi infancia fue la mejor época de mi vida. Lo mejor que me ha pasado nunca, los recuerdos que tengo de ella son todos felices, no quiero para nada olvidarme de ellos. Quiero conservarlos y recordarme constantemente en lo que me he acabado convirtiendo. Una muñeca triste y sin sentimientos, alguien lleno de polvo que ni siquiera puede llorar por miedo a que la vean vulnerable y se aprovechen de ella. Ni siquiera llego a la categoría d emuñeca triste, soy una muñeca rota.

viernes, 16 de septiembre de 2011

Estoy en una búsqueda constante para encontrarme a mi misma. A mi verdadero ser, mi alma, mi rostro.

lunes, 29 de agosto de 2011

Hechar la mirada atrás.

A veces es curioso observar y hechar la mirada atrás y ver como se han desarrollado ciertos acontecimientos de mi vida. ¿Como he llegado a ser como soy?
Toda mi vida he soñado ser alguien importante, alguien que ayudara a la gente, alguien que fuera valorado por su esfuerzo. Anhelaba ser alguien en el mundo, tener fama y poder, y aquí me encuentro sin nada de eso y en cambio no me amargo como solía hacer antes. No lloro porque pienso que soy una desgraciada, creo que estoy empezando a ser feliz poco a poco, conmigo misma. me empiezo a valorar más y creer un poquito más en mi. A veces tengo días malos, como todos, pero los intento superar... no sé ni como lo hago, el caso es que muchas veces funciona.

viernes, 19 de agosto de 2011

¿"Amigos"?

Este blog últimamente solo me sirve para desahogarme, para decir lo que pienso de los demás y quedarme tranquila. Es una puta mierda que no pueda decírselo a la cara y que se queden flipando.



Bueno, lo último que me ha pasado es que íbamos a quedar los amigos (uh sí, sí habéis leido bien, amigos) del sintituto todos, con la pandilla este jueves (hoy) para ir al cine todos juntos y a cenar. Los que lo organizaban han mandado un mensaje por facebook y nos han pedido a los demás que se lo digamos a los que no lo supieran. Yo se lo dije a Mandy y ella acceptó ir de buena gana. Yo estaba contenta proque hacía por lo menos medio año que no quedábamos todos para vernos. Cuál es mi sorpresa (no tan sorpresa) que me llama a la mañana siguiente Mandy y me dice que s elo ha contado a Angy y Gwendolin y que le han dicho que: Angy no puede ir porque había quedado con su padre para ir a la montaña y Gwendolin había quedado con su primo para ir a la piscina y que ella (Mandy) tampoco iva porque tenía que hacer un pastel (porque mañana viernes es el cumpleaños de Gwendolin y ella se encargaba de ello), que tenía que ver si llegaban los muebles para la habitación de su hermana, que tampoco le apetecía ir mucho porque hace poco se enteró de que no le gustaba ella al chico que a ella le gustaba y él iva a ir al cine con nosotros y por último palabras textuales "para qué voy a ir si no va nadie ¿qué voy a hacer ahí?" .

Ah pues nada estar conmigo, eh pero que si no soy nada para ti perfecto. Si te lo pasas de puta pena conmigo no pasa nada, lo entiendo es normal.

Estoy cabreada con ellos ¿porqué? pues porque cada vez que intentamos quedar siempre tienen cosas que hacer, claro como tienen una vida social tan ajetreada y yo soy una puta mierda que se queda encerrada en casa y siempre está disponible pues no pueden quedar un jodido día conmigo en medio año. No pasa nada, lo entiendo. Que pasan de mi puta cara como de la mierda. Hace por lo menos un mes que no quedamos solo pro quedar porque la vez (ojo solo una en un mes) que lo hemos hecho ha sido para ir a comprar el regalo de Gwendolin. Si señor eso sí son amigos y no lo demás. Tengo los mejores peores amigos del mundo.

Ten amigos para esto. Para que no queden contigo aunque te prometan quedar más este verano proque ya es archiconocido que yo me deprimo (y no, no de estar triste sino de caer en depresión de verdad, sino mirad mis antecedentes). Uh sí, se esfuerzan tanto que vaya tengo todos los días del verano ocupados porque quedamos tanto que no tengo tiempo ni de ir al baño.

Para eso mejor me enicierro en casa como he estado haciendo estos últimos años y menos mierda. Paso de quedar con ellos más. Cuando se decidan a quedar les dire "Uh, esque no me da la puta gana porque tengo que quedarme en casa a mirar el techo, para que veáis que también estoy ocupada ¿eh?". Soy consciente de que puede parecer infantil esta actitud pero esque estoy hasta los huevos, estoy demasiado cabreada hasta aquí hemos llegado. No tengo ganas de verles la cara a ninguno.

Ah pero espera que viene lo bueno. Jack ha llamado a Angy y ésta le ha dicho que ni se había enterado, que si Mandy le hubiera dicho el día podría haber cancelado lo de su padre e ir este fin de semana y seguro que Gwendolin ni siquiera lo sabe. Esto huele a chamusquina y yo paso de todo. Paso de sus mierdas, si no queiren quedar conmigo que me lo digan que no pasa nada, me margino en mi casa y ya está.

En fin. A ver si de una jodida vez encuentro a alguien que se ajuste a mi y seamos amigos, pero amigos de verdad, no amigos que te hacen creer que lo son pero a la hora de la verdad no se les ve el pelo. En fin, o mejor aún y más fácil, me vuelvo a encerrar en mi misma y ellos que digan lo que queiran que sufriré en silencio me volveré a cortar y desapareceré de sus jodidas vidas para siempre porque parece que es lo que desean.

Me voy a la mierda un rato.





Adiós.

lunes, 18 de julio de 2011

Carta.

Bueno, como sabrás te escribo porque quería hablar contigo. Quería decirte todo lo que siento y pienso sobre nosotros. Bueno, más bien las cosas que no me gustan de nuestra relación.
Te lo escribo no porque no me atreva a decírtelo a la cara sino porque escribiendo me expreso mucho mejor y habrá menos malentendidos. Cuando hablamos, me lías y me llevas siempre por el camino que tu deseas, pero al escribirlo no podrás llevarme a tu terreno por así decirlo.
Esto no pretende hacerte daño ni mucho menos, solo que estoy descontenta con las siguientes cosas que te voy a explicar a continuación y me gustaría saber que es lo que piensas tu sobre ellas aunque parece que para ti todo vaya bien...

No sé por donde empezar, tengo tantas cosas que decir y tan complicadas que no se me ocurre como empezar.
Resulta que cuando llego a casa me pongo a pensar, inconscientemente, pero lo hago. Pienso cosas nada bonitas y llego a conclusiones más patéticas todavía, pero luego resulta que al hablarlo con alguien, cuál es mi sorpresa que me dicen "suele pasar".

Hace tiempo que te dije que habías cambiado, mucho, demasiado, nadie se explica como has ido de un extremo a otro en tan poco tiempo, tu que siempre has sido el más sensato, el más alegre, el más racional, el más... ¿todo? Ahora eres casi todo lo contrario. Te lo volveré a decir mil veces si hace falta, quiero que seas el de antes, sé que es imposible pero por lo menos que te asemejes al Julio que me mostraste hace 3 años. ¿O es que era todo mentira? Ya no sé que pensar. Si realmente eres así como ahora y todo lo otro era una farsa o que has cambiado readicalemente sin motivo aparente.

Al principio, te dije que necesitaba que me apoyaras, que me dieras tu ayuda, para no volverme a hundir en la miséria más absoluta, me prometiste que lo harías pero veo que no es así. Me explico: a veces sí me animas, sí estamos bien y nos divertimos pero muchas otras no. Ya no sé si pensar que lo haces expresamente para que me hunda más y más cada vez para que luego vengas tu y hagas de salvador, porque hace tiempo que he empezado a pensar que tu necesitas a tu lado personas faltas de confianza, personas débiles que te necesiten para que vengas tu y les ayudes. ¿En eso se basa tu confianza? ¿En que ayudes a los demás y ellos te lo agradezcan? No lo sé, quisiera que me lo aclararas. Porque sino no me explico porque cada vez que estamos bien pasa algo y lo amarga todo y luego de repente vienes tu e intentas animarme. Tampoco me explico lo que pasó con Núria. Se ve que es una chica débil, alguien sin mucho rumbo y ahí estabas tu otra vez, para... ¿ayudarla o ayudarte a ti mismo a creer en ti? Sinceramente, no sé que pensar ya.

Yo no me puedo permitir el lujo de estar mal, ¿sabes? No estoy estable emocionalmente y a la mínima me hundo, te dije que tenía un miedo horrible de volver a estar igual que antes, cada vez que lloro, no puedo evitar pensar en como me sentía antes y eso me entristece aún más y cada vez, me he dado cuenta de que me cuesta más salir de mi estado "depresivo".
Yo no quiero alguien a mi lado que me haga pasarlo mal. Sí, habrá discusiones, sí habrá peleas pero ahora mismo no es lo que quiero en mi vida. Parece que cada vez que discutimos te creces tu mismo sobre mi y te importa tres bledos como esté yo. ¿A eso le llamas pareja? Para mi no lo es. Además creo que ahora que ves que confío un poco más en mi te da miedo que llegue un momento en el que yo ya no te necesite más y no dependa de ti. Y me haces daño (queriendo o sin querer) solo para que no me vaya de tu lado, solo para que siga necesitándote como siempre he hecho.

Me dijeron que tengo que confiar más en mi misma, que me tengo que valorar más y creo que tu no lo haces, por lo menos en lo que a mi opinión respecta, ni siquiera puedo expresarme libremente contigo. Constantemente estoy pensando "si le digo esto, se va a enfadar", "si hago esto vamos a discutir". Entiende que eso en mi vida no es necesario ahora. Porque esta es otra: no me dejas expresarme de niunguna de las maneras. Solo es lo que tu digas y ya está. Pues no Julio, hay personas que pensamos diferente de ti a ver si te entra en la cabeza y eres un poco más empático con los demás. No todos tenemos que actuar como tu ni pensamos que es lo mejor. Entiéndelo, por favor.

Me da mucha pena pensar en que realmente ese es el verdadero Julio. En realidad me niego a creerlo, pero parece ser que es así. Cuando te pregunto porque has cambiado tanto no eres capaz de darme una respuesta convincente, quizá ni tu mismo lo sepas, pero te digo que siendo así vas a perder mucho. Y no, no intento meter mierda, solo intento ayudarte y que te des cuenta pero a ti no te da la gana simplemente. Como estás acostumbrado a pensar que lo que tu dices va a misa dudo que llegues a entederlo y ya me imagino la respuesta a esta carta, para qué engañarnos, aunque espero que algo haga un "click" en tu cabeza y cambies de opinión, pero ¿para qué autoengañarse?

Sé que no soy una santa, de hecho ni siquiera intento serlo. Sé que cometo muchos errores, sé que muchas veces no hago lo correcto pero soy humana y de algún modo u otro los pago. No me estoy excusando de todo lo que ha pasado porque en realidad me arrepiendo de bien pocas cosas respecto a ti y a mi, a nuestra relación. Porque un día fue lo que sentí y me guié por ello. Porque yo siempre me guío por lo que siento y no por lo más racional. Intento ser fiel a mi misma y no fallarme, porque antetodo, en estos momentos soy yo y mi salud. No me puedo permitir el lujo de discutir contigo, de que te pilles alguna rabieta conmigo o cualquier cosa. No. Lo siento, pero si ves que esto va a continuar por el mismo camino mejor que lo dejemos porque no estoy discpuesta a sacrificar mi salud mental por ti, ni por nadie. Siempre intento pensar antes en los demás y luego actuar concorde a como pienso que podrían actuar ellos, pero llegó la hora de pensar en mi. Será egoísta, pero estoy harta de aguantar aguantar y luego desfogarme con mi cuerpo, castigarme a mi misma por el dolor que me causan los demás.

Pues esto es todo lo que quería decirte desde hace tiempo, todas mis preocupaciones respecto a nosotros. Supongo que te lo tomarás como un ataque pero esto no pretende serlo, solo pretendo que me des respuestas, que me expliques el porqué de todo esto y me convenzas de que realmente vale la pena estar contigo.

sábado, 9 de julio de 2011

Nunca volverás a salir de ello.

En momentos de rabia o inestabilidad emocional aun tengo ganas de coger la cuchilla y evadirme un rato, de sentirla en mi carne, de ver ese líquido rojo saliendo de mi. A veces tengo ganas de llorar y de recordar lo mal que me sentía antes. Hace unos días me puse a mirar mis diagnósticos imprimidos en un papel blanco y guardados cuidadosamente en un sobre, esos diagnósticos que cuando los miras piensas "esto no va conmigo". Pero sí, esa era inexorablemente yo. Esa que cometío errores en el pasado, esa que odiaba a todos y cada uno de los pilares de su vida, esa que se autodestruía e intentaba destruír a todo el mundo. Sí, esa era yo... o quizás... aun lo sea. Eso es lo que más miedo me da ahora mismo. Volver a ser esa niña que ansiaba ser feliz, esa niña que estaba perdida dentro de ella misma, volver a sentirme de esa manera, volver a no vivir, volver a mis adicciones♥, volver a ser yo en definitiva... Pero, ¿soy yo esa, o soy la verdadera yo de ahora? ¿Quién me ayuda a responderme a mi misma? ¿Quién puede decirme la respuesta? Creo que nadie puede hacerlo, solo yo pero... yo no soy capaz de encontrarla. Solo quiero evadirme, solo quiero volver a probarlo una vez más. Volver a caer en el pozo, volver a perderme entre mis miedos, entre mis sentimientos y sentir, sentirlo todo como si fuera la última vez. Volver a verme gorda, volver a mentir a todo el mundo, volver a encerrarme en el baño y vomitar mi dolor. Volver a cortarme y verme en el espejo con mis manos goteando llenas de sangre, volver a llorar cada día, volver a sentirme desgraciada, volver a repetir el ciclo, volver para no salir jamás. No sé que es lo que me lo impide, no sé que es lo que hace que me diga a mi misma que seguramente caer otra vez no valga la pena. Pero sé que algún día, volveré. Volveré a ser solo yo, volveré a fallarle a todo el mundo, volveré a estresarme y desconectar de la única manera que conozco. La batalla no está ganada, ni tampoco perdida, estoy en el punto intermedio.

jueves, 23 de junio de 2011

Sometimes it's better to be alone because then no one can hurt you.


Me parece patético a estas alturas seguir como estábamos antes. Esque no lo llego a entender, ¿por qué?
Las cosas cada día se tuercen más y más y yo siempre soy la culpable de todo según él, es lo que tiene ser un orgulloso, que nunca admites tus errores. Ahora resulta que ha agregado otra vcez a la calientapollas esa llamada (...) que le chupó la polla siendo una puta menor de edad con 15 putos y jodidos años, genial. Si queréis ser amigos (follamigos) adelante, paso de estar con una persona que lo único que intenta es que yo esté mal cuando él se siente mal y hasta que no lloro, no para, y luego así tan de repente se pone a darme abrazos y besos en la mejilla de despedida proque no aguanto estar en su casa, en su cama, sentir su olor, pensar en él. No se merece nada mío. Estoy muy (MUY) enfadada con él. No sé que cojones tiene en la cabeza, ¿cómo demonios piensa arreglar lo nuestro? Además no para de discutir por tonterías pero claro, luego soy yo la que empieza siempre, anda y que te den por culo. Si lo lees algún día que sepas que esto no t elo he dicho a la cara para no herir tus sentimientos, no vaya a ser que te pongas a llorar y me vuelvas a echar la culpa de todo, ¿no? Estoy hasta los huevos, que sepas que has cambiado tanto (pero enormemente) en tan poco tiempo que me parece irreal, y además no es que hayas cambiado para bien o siemplemente diferente de lo que eras, no no, has cambiado a peor, muchísimo peor. No eres el chico atento y amable del que me enamoré, ahora eres ese prepotente y orgulloso que quiere tener siempre la razón en todo. Alguien cegado por no querer ver sus propios errores, sus propias faltas, alquien que no quiere oír la verdad y amenaza con ... ¿no pedirme para salir? ¿con dejarme? Si es lo que realmente deseas házlo, pero házlo como un jodido hombre que se supone que tienes que ser y no amenazándome con esa mierda. Estoy harta, hartísima de ti y de tus mierdas. Si no estás bien comigo me lo dices y no nos volvemos a ver. Esque parece que como ahora soy yo la que te voy detrás tengas el poder de mandarme callar cuando quieras y yo tenga que acatar tus órdes, pues lo siento pero eso no es así, yo callo cuando lo creo conveniente y no porque tu me lo digas que suficientes años he callado ya para que me venga alguien como tu (que por cierto estás perdiendo todo mi respeto en estos momentos) a decirme que es lo que debo o no debo hacer cuando tu eres un irresponsable en toda regla, en toda tu vida eres un irresponsable (reflexiones mías que para preservar tu vida privada no quisiera apuntar aquí).
¿Te crees que voy a estar consintíendote que a la mínima tontería saltes? No, ni lo pienses. Piensa lo que quieras, si quieres hacerme quedar como la mala de la película no me importa, está claro que tus amigos y conocidos no me conocen de nada, solo de hablar varias veces y las cosas que les cuentas tu y con eso no se va a ninguna parte.
Estoy harta de que siempre me heches la culpa (me reitero), porque vale, a veces seguramente la tenga yo porque, joder, no somos de piedra y nos enfadamos, pero admite que tu también cometes errores (cosa que como eres el Dios supremo es imposible que pase) como eres tan súmamente inteligente los demás no podemos llegar a comprenderte y todos tenemos que ser como tu, claro. Como cuando aquella vez en la que discutimos porque estábamos enfadados y tu querías que te diera un abrazo o un beso o te dijera un "te quiero", pues lo siento no soy tan falsa como tu y a mi las discusiones me afectan y no s eme pasan tan rápidamente como a ti. Cuando discuto c on alguien solo tengo ganas de cortarle la cabeza en pedacitos y tirárselos a los lobos para que los digieran bien, tu por lo visto no, pues lo siento, no soy como tu ni tampoco quiero serlo, porque sino me estaría fallando a mi misma haciendo eso. El resto de los mortales SOMOS DIFERENTES A TI y no porque a ti te parezca bien una cosa nos tiene que parecer bien a los demás, si todos te dan la razón es porque es imposible que admitas que te has equivocado y te la dan como a los tontos para que luego vayas chuleando delante mío de que ellos te la dan y a mi en teoría no. Vives como los tontos, pensando que eres el mejor y te estás volviendo una basura. Mira lo contrario me pasó a mi, que vivía pensándome que era una puta basura, pero no lo soy, por lo menos soy persona y estoy orgullosa de todo lo que he hecho en mi vida porque no me arrepiento de nada, todo lo he hecho acorde con mi manera de ser y de pensar, si no te gusta, la puerta está abierta para cuando quieras largarte.
Luego no me vengas de buenas diciéndome "Holaaaaa" NO.
Tengo muchas cosas que decir, pero me las callo para cuando no pueda más y explote.
Te comenté mis terribles miedos a volver a ser como antes, para que me entendieras y me apoyaras y lo único que haces es ponerme peor, de la gente así no sé que pensar. te dije que tenía miedo de volver a caer tan hondo que no pudiera levantarme jamás, para que me ayudaras a no recaer y lo único que intentas es hundirme en la miséria de antes y ser tu el que controla todo. Pues lo siento no te lo voy a consentir y ojalá leas todo esto y te sientas como una puta mierda porque es como me siento yo, después de haber puesto esperanzas en ti y salir desilusionada totalmente de encontrar a alguien con quien ser feliz por tu puta culpa, de descubrir como eres realmente.
Podría estar escribiendo eternamente hasta morir, pero me agota pensar en ti.

martes, 3 de mayo de 2011

Líos

Jack se piensa que yo no sufro ni padezco. Se cree que yo no le quiero y eso no es así. Yo aún le quiero pero tengo claro que no quiero nada con él. Los dos sabemos que acabará mal. No somos compatibles para estar de pareja y él lo sabe al igual que yo.
Yo tenia superclaro que no quería nada con él, pero me ponía enferma cuando me contaba que estaba conociendo a otras y que le gustaban mucho como eran, que posiblemente tendrían algo como pareja. Yo no paraba de preguntarme ¿porque yo no puedo ser así, pasar página y enamorarme de alguien? Yo pensaba que lo de pasar página lo tenía superado pero al darme cuenta de que sentía celos, ¿no quería decir eso que aun sentía algo por él? Me confundí. Intenté hablar con él y aun me confundió más. Me empecé a ilusionar con él. Con que podríamos volver a tener algo bonito pero eran meras ilusiones, nada real. El jueves pasado me invitaron a una fiesta y ahí estaba él. Me emborraché, como suelo hacer. No por nada pero ya que bebo, bebo hasta caerme y desmayarme, literalmente. Me acompañó a casa y se quedó a dormir conmigo, me sonsacó que "yo quería que se quedara". ¡Qué estúpida! Y nos acostamos juntos. Un error. Al día siguiente discutimos, como es normal en nosotros y ahí se quedó la cosa hasta que quedamos ayer para vernos. Yo le dije que quería seguri como estábamos "haciendo lo que queríamos" si nos apetecía darle un beso al otro, adelante, si nos apetecía abrazarnos, no pasaba nada. Pero yo no soy así. Para mi o es todo o es nada, no puedo estar en la mitad de algo. Aunque aun le quiera, no voy a permitir que sobrepase la barrera de la amistad. Que siga conociendo chicas me dolerá, pero más me dolerá si me llevo una decepción estando muy ilusionada con él.
Ayer quedamos, comimos algo y nos fuimos a mi casa porque iva a llover. Al principio nos abrazábamos pero él siempre quiere más y más. No paraba de pedirme que le diera un beso y yo no quería. Supongo que ahí fue donde decidí que nunca llegaríamos a ser loq ue éramos otra vez. Le dije que quería que fueramos amigos y se enfadó. No sé porque adopta esa actitud ante tales casos, no le estaba diciendo nada malo. Se quedó hasta las 11 de la noche en mi casa, cuando mi padrastro dormía y el día anterior se había enfadado conmigo porque no le dejaba dormir (se va a dormir a las 9,9:30 de la noche). Yo le dije a Jack que se fuera, que no quería problemas pero no quiso hasta las 11. Le dije que un caballero sabái cuando debía irse y se rió en mi cara. Pero es verdad, un caballero sabe cuando sobra, cuando tiene que rendirse. Se ve que él nunca será un caballero.
Últimamente he estado descubriendo cosas que decía él, su manera de pensar, que jamás podría haber imaginado que fuera así. Me estoy quedando muy sorprendida y no positivamente.
Según él, le parece normal ir con otras chicas "amigas", según él, que le gustan porque "si no me gustasen no serían mis amigas" y "si me gustan físicamente, mejor". Flipada me quedé. Y luego no entiende porque me pongo celosa. Según él, "yo solo puedo estar enamorado de una persona a la vez". Sí, pero ¿y si viene otra y te enamoras de ella qué? "Pues eso significa que no estaría enamorado de mi novia". ¿Y la novia en qué lugar queda? ¿Y los sentimientos de la novia? No sé si pensar que todos los chicos son así y hacerme lesbiana o comprovarlo por mi misma.

jueves, 28 de abril de 2011

Hacia la zona alma

Estoy hasta los huevos ya de sentirme como una puta mierda, como una maldita basura, como algo que estorba y debe ser ignorado. Estoy hecha un maldito lío. Quiero dejar de existir, joder. Quiero hundirme en la más espesa miséria. Quiero desaparecer de su vida. Quiero que él desaparezca de la mía. No quiero saber nada de nadie. Quiero estar muerta ya joder. Hace mucho que devería haber muerto. Hace mucho que debería haber desparecido de la faz de la Tierra. No tenía que haber seguido aquí... Mi misión no era joder la vida de nadie. Estoy llorando... No soporto ser yo... no soporto estar aquí en este momento. Quiero dejar de respirar dolor. Encima no puedo hablar con nadie de esto. No tengo amigos. Y los que se asemejan a ellos no quiero preocuparlos, no quiero gastar su tiempo invadirlos de mi puta depresión. Me duele mucho, muchisimo ser yo. Estoy como una puta cabra. No sé lo que quiero. No quiero estar con él pero me duele muchisimo verle con otras. Me duele más que el cortarme, más que saber que todos me odian, me duele más que sacar vómito por la boca, más que deslizar mis dedos hasta el fondo de mi garganta. Ahora mismo no tendria ni fuerzas para gritar de dolor. Es tan tan tan interno... hacia la zona del corazón, hacia la zona de los sentimientos, hacia mi alma...

Estudios.

Hace meses que no paso mis apuntes a limpio. Ya ni siquiera me digno a ir a clase. Desde que saqué un 5 sobre un trabajo que hice, no tengo ganas de volver. Era la asignatura que más me gustaba, por no decir la única que me atraía en algo y ahora, con ese cinco ya me da asco mirar a los ojos a la profesora, me manía saber algo más sobre el tema de la asignatura en cuestión. No quiero volver a hacerla.

Resulta que mi madre está buscando trabajo en la playa, porque ahora pronto viene el verano y los turistas aumentan y con ellos, el trabajo. Me ha declarado que si encuentra algún trabajo para ella, me bsucará uno a mi. Y encantada que estoy de no volver a ir a esa mierda universidad en la que estoy inscrita como alumna, matriculada en periodismo y comunicación audiovisual. Con suerte, ganaré un poco de dinero y el año que viene iré a hacer otra carrera, más adecuada a mi gusto, nueva gente, vida nueva, todo nuevo menos... mis antiguos compañeros. Ellos seguirán cursando la carrera pero en segundo curso. Lo bueno es que les veré poco porque su horario será de tarde, y el mío, de mañana.

...


... Никто не знает, что у неё на душе... Её ломает... И свет где-то близко уже... Она не помнит, что плохо, что хорошо... И убивает себя...ещё и ещё...

martes, 26 de abril de 2011

Una futura novia en mi vida.

Estoy muy confusa. Esque ¿qué se supone que debo hacer? Hemos cortado. Me lo pidió él y yo no le dije que no. Cortamos el 6 de marzo pronto hará dos meses. Aún me acuerdo de la llamada telefónica... Parece que él me siga tratando como a una novia aunque yo le haya dejado claro que no quiero que lo haga. Que a mi no me gusta dar abrazos, los doy muy raras veces. Ni a mis amigos, ni a mi família ni a mi novio a no ser que me medio obliguen a ello. él me sigue dando abrazos y algún que otro besito en la mejilla, a veces se sobrepasa y me lo intenta dar en la boca.
Lo flipante del asunto es que hoy ha venido a mi casa, para hablar como amigos y esas cosas, todo guay. Hata que me ha dicho que le gusta una chica. Entiendo que le pueda gustar, me puede sentar mejor, peor o darme igual pero entonces ¿ porqué demonios me sigue abrazando y dandome mimos? No lo entiendo. Que alguien me lo explique, yo no estoy capacitada para pensar ahora mismo.
Si ya le gusta una chica que por casualidades de la vida (o no) es parecida a mi, ¿qué hago yo en su vida? No lo entiendo de verdad. Si a mi me gustase otro chico podeis estar seguros de que a él no le veria ni el pelo.
Parece que intente darme celos o algo. No me da celos. Simplemente me quedo atontada y... quien sabe. Parece que sea una mentira, una estratégia. Pero lo único que hace es hacerme daño. Puede que penséis que aun siento algo por él pero os aseguro que no es así.
¿Porque la gente es tan malintencionada? No hablo sobre él, sino de todos en general. Todos vamos a hacer daño, somos egoístas, lo queremos todo para nosotros. ¿Dónde queda el amor, el respeto y la libertad?
Estoy confundida, colapsada, al borde de un precipicio inexistente. Ya sabemos como acaban estas historias conmigo. O me intento suicidar, o dejo de comer o me corto y así sigue mi vida. Vacía, sin sentido, como una nube que flota en el aire de la atmósfera y se disuelve en él.
¿Apuestas por como acabará esto?
Me estoy volviendo medio obsesiva ya. Hace dos días que solo escucho la misma canción, horas y horas. Pensando en fumarme un cigarrillo, sola en un apartamento de Nueva York. Hacerme un baño de espuma y leer alguna revista de cotilleos. Dejo volar mi imaginación con esa canción.

martes, 19 de abril de 2011


Guarda con cariño las cartas de suicidio que escribió hace meses. Recuerdos centellantes recurren su mente. Lo más aterrante es que ya no se cree ni a ella misma.

lunes, 18 de abril de 2011

Unknown


''Cuidado al luchar con monstruos, te puedes convertir en uno de ellos. Cuidado al mirar en un abismo, el abismo puede mirar dentro de ti''

jueves, 14 de abril de 2011

Ana te dice que...

You're fat! Entiéndelo, estás gorda, lo sabes. Eres fea, lo sabes. Eres mala persona, también lo sabes. No puedes vivir con ello, o mueres o lo intentas solucionar. Tienes que coger el control de las cosas, tienes que ser tu misma, tienes que... brillar como solo tu sabes hacerlo.
Hmmm... estupideces. Lo que tienes que hacer es adelgazar, pero mírate joder! Eres una puta foca llena de grasa, es imposible distinguir hasta los rasgos de tu cara de tanta grasa que tienes acumulada en ella! Vé y mírate en el espejo. ¿Qué ves? NO no no espera no me lo digas... ¿una chica guapa? Já! No me hagas reír por favor. Eres la fealdad en persona, no mereces nada, ni siquiera la vida que te ha sido dada. Tienes que sufrir, tienes que sentir dolor por todos tus pecados. Sí, hablo de la porquería d ela comida que cada día tomas. Sí, esas tostadas con mermelada por la mañana, acompañados con un exquisito té. Esa ensalada de verduras que te prepara tu madre, esas patatas al horno con pollo... mmmm delicioso ¿eh? Como vuelvas a comer algo de eso te juro que lo lamentarás, sufrirás toda tu puta y jodida vida ¿me entiendes? Soy Ana, tu me llamaste. Tú acudiste a mi en busca de ayuda, ahora te jodes y me harás caso. oh ya lo creo que me harás caso. No podrás escapar de mi. Estoy dentro tuyo, soy tu pensamiento, soy tu hambre, soy tu ansiedad y saciedad. No puedes echarme. A partir de ahroa yo te diré qué tienes que hacer. Es fácil, solo hay una norma... NO COMER! NO COMER NO COMER NO COMER!!! Por si no ha quedado claro, si vuelves a provar algo, si vulves a dipositar tu saliva encima de algo comestible, si sientes algún sabor, te pasarás semanas sin comer. Me dan completamente igual tus padres, me da igual lo que digan ¿entiendes? No vas a comer. No lo vas a hacer. Simplemente te limitarás a observarte en el espejo una vez más, para ver que sigues estando igual de gorda. Que sigues siendo el mismo desperdicio de persona. Recuerda que yo estaré mirándote a través de tus propios ojos. Estaré siempre contigo. Te ayudaré a inventarte excusas para no hacerlo, provaré si de verdad me amas y te pondré el tenedor en la mano delante de un plato de spaghettis, si solo entonces eres capaz de decir que no, habrás superado la prueba. Seremos amigas para siempre. Se te empezarán a notar los huesos, sentirás sensación de mareo y hambre. Te desmayarás y me amarás eternamente.

jueves, 7 de abril de 2011

Quiero que el aliento me apeste a vómito

Soy gilipollas. Empiezo de nuevo. Venga vámos. Empecé desde que llegué a los 56'300kg (DIOOOOOOOOOOOOOOOOS MÁTAME, THANKS!). Soy una puta vaca quiero llegar hasta los 50kg como mi primera meta y como segunda a los 45kg. lo estoy deseando con todas mis fuerzas pero verdaderamente no me acuerdo de qué hacía en mi época bulimico-anoréxica la verdad. No me acuerdo que era lo que me impulsaba a hacerlo, necesito encontrar ese algo para revivirlo y utilizarlo a mi favor. Por favor, lo necesito urgentemente. No quiero ser una maldita vaca. Quiero verme flaca, notar mis huesos, quiero que el aliento me apeste a vómito, joder! Quiero todo eso pero sobretodo sentirme bien conmigo misma, quiero estar segura de mí, quiero ser yo.

lunes, 4 de abril de 2011

Miss suicide.

Quiero volver a mi antigua vida de autodestrucción. Quiero volver a cortarme, volver a llorar por cualquier cosa, volver a ser como yo era antes. Ahora me contengo, intento no cortarme ni llorar. Pero eso lo único que hace es que cada vez tenga más y más ganas. Quiero que las lágrimas broten de mis párpados y que caigan al suelo de mi baño. Quiero volver a cortarme compulsivamente hasta que no quede ningún rincón de mis antebrazos donde hacerlo. Quiero ver los cortes de mi mano al día siguiente, quiero mostrarme a mi misma que soy así. Que tengo que hacerlo. Tengo que castigarme. Soy una mala persona. No necesito vivir, no tengo derecho a vivir, no me lo merezco ni quiero hacerlo. No está hecho para mi. Voy al baño a cortarme un rato después de discutir con Jack. Me acaba de decir que le jodo la vida. Sí, estamos de acuerdo en que soy una mierda de persona, voy a desahogarme con la única cosa del mundo que me escucha y me entiende. Mi cuchilla, mi trozo roto de espejo. Mi baño y mis lágrimas. Tranquilo Jack, no tendrás que preocuparte por si te jodo nunca más. Me odio.

sábado, 2 de abril de 2011

Crisis adolescente.

En nuestra adolecencia todos nos topamos con la crísis de no saber quien somos, de pregunta porqué estamos aquí. A mi, esta crísis me está durando 5 años.
5 malditos años sumida en la incertidumbre, vagando por la vida sin ton ni son. Sin más. Sin nada nuevo, sin nada emocionante y sobretodo sin sentido. ¿Por qué demonio tengo que aguatar todo esto? Muchs dicen que la vida trata de superar las adversidades pero ¿y si yo no sé hacerlo? ¿De dónde aprendo? Todo eso es una mierda. Encima estando sola como me encuentro.
Me decían "disfruta de la universidad, que será una bonita experiencia" sí, tenían razón. Estoy disfrutando de una de las PEORES experiencias de mi puta y jodida vida. Me encanta ir a clase y no hablar con nadie. Me encanta sentarme sola. Me encanta no poder hacer trabajos en grupo porque no encajo. De verdad, es una gran, ¿pero que digo gran? Una ENORME alegría para mí disfrutarlo todo durante un año entero! Es algo... madre mía que me saltan las lágrimas, ni que me dieran el premio nobel superaría este gran honor.
¡Por favor! ¡Hostia puta ya! Ya no sé que hacer. De verdad que no lo se...

jueves, 24 de marzo de 2011

Pócima de la delgadez.

Ya está bien! Estoy harta de engordar pero no hago nada! Soy una puta hipócrita! Me he convertido en lo que odiaba. Soy una gorda inmunda que lo único que sabe hacer es quejarse, que es demasiado vaga para ir al baño y provocarse el vómito, soy alguien que se encuentra absolutamente solo ahora mismo, soy... soy yo.

Yo no quiero ser yo... quiero salir de mi cuerpo, quiero cambiar mi mente. Quiero ir a otro sitio... quiero sentirme libre, quiero ser bella, no para los demás sino para mi. Quiero sentirme bien conmigo misma, quiero superar esa gran muralla que llevo años esacalando.

No necesito nada, solo autocontrol... Solo esa pócima que me haga ser fuerte... esa bebida que me haga rejuvenecer y adelgazar. Quiero ser delgada. Seré delgada, voy a serlo. Porque nada sienta mejor que verte delgada en el espejo, de tocar tus huesos, de sentir ese dolor en tu barriga porque llevas días sin comer. Un día yo experimenté todo eso pero ahroa volvió el monstruo que vive dentro de mí. Ahora solo soy la zampabollos, la gorda, la fea, la asquerosa, la rara. Voy a pasar a ser la guapa, la delgada, la mejor y nadie va a impedirmelo, es más vosotras me ayudaréis a serlo ¿verdad?